lunes, 8 de mayo de 2017

LA LUCHA POR PODER SER UNO MISMO: LA SUPERVIVENCIA Y ELEVACIÓN DE TU ALMA (I) /THE FIGHT FOR BEING ONE: THE SURVIVAL AND ELEVATION OF YOUR SOUL (I)/ Борьба за власть быть самостоятельной: Выживание и поднять вашу душу (I)

Normalmente, pensando o sin necesidad de pensar, por lo que llamamos "instinto", toda persona, como cualquier ser vivo, tiene tendencia a luchar por su propia supervivencia. Pero siempre que se habla de ello solemos hacer comentarios relativos a esa lucha por la supervivencia cotidiana en el ámbito material (obtener ingresos monetarios) en la sociedad concreta en la que cada persona vamos pasando nuestra vida física terrena. En otras circunstancias, cuando conocemos a alguien que padece algún tipo de enfermedad o problema de salud, comentamos hacerca de la lucha por sobrevivir y nos referimos al ámbito de la salud. De la salud física, "corpórea", de los tejidos, músculos y demás partes del cuerpo físico de la persona en cuestión.

PERO...¿Y EL TEMA DE LA LUCHA POR LA SUPERVIVENCIA DEL ÁMBITO AFECTIVO, ANÍMICO, ESPIRITUAL...DEL ALMA DE CADA CUAL?

La vorágine de la vida cotidiana en las ciudades suele suponer que la mayor parte de las personas que viven en ellas son "arrastradas" por una cotidianidad en la que todo o la mayor parte de su propio ámbito "íntimo" de su propia personalidad, de su propio "ser interior", de lo que podríamos calificar como su personalidad más específica e íntima individual (lo que le hace ser, en definitiva, "quien es"), van pasando (y, por lo tanto "invirtiendo") la mayor parte del tiempo de sus vidas dedicándolo a la realización de todo tipo de tareas y actividades que tienen que ver con los ámbitos externos o exteriores de su persona, y que, lógicamente, vienen condicionados por su propia lucha por la supervivencia física y material dentro de la sociedad concreta geográfica e histórica en la que están desarrollando su vida, su existencia terrena.

ADEMÁS, POR SI TODO LO ANTEDICHO NO FUERA YA EXCESIVO, RESULTA QUE "TODO LO EXTERIOR QUE ENVUELVE A LA PERSONA" SUELE PRODUCIR "NIEBLAS, OSCURANTISMOS, DISPERSIONES MENTALES, ESPEJISMOS DE TODO TIPO" EN LA MENTE INDIVIDUAL...INTENTANDO ALEJARLE DE AQUELLO PARA LO QUE, REALMENTE, "TIENE QUE TRABAJAR"...LO EXTERNO, LO EXTERIOR, ALEJA A LA PERSONA DE AQUELLO QUE ES REAL Y VERDADERAMENTE SU MISIÓN ESPECÍFICA EN ESTA VIDA FÍSICA PASAJERA...

LO EXTERNO, LO EXTERIOR, ALEJA O INTENTA ALEJAR, CONTINUAMENTE, A LA PERSONA DE SU ÁMBITO MÁS ÍNTIMO, DE SU ALMA, DE LO QUE HAY EN ELLA MISMA QUE ES CONSUSTANCIAL A SÍ MISMA...QUE LE HACE SER, JUSTAMENTE, QUIEN ES Y QUE LA HACE DIFERENTE A TODAS LAS DEMÁS QUE LE RODEAN...

¿QUÉ ES, REALMENTE, "SER UNO/A MISMO/A"?
¿Tus brazos? ¿Tus piernas? ¿Tus ojos? ¿Tu músculo del corazón? ¿Tu cerebro?

Todo éso forma parte de tí, sin duda alguna. Ahora bien, realmente ¿todo éso es lo más, lo más, esencial e intrínseco de tí mismo/a, lo que "más define a tu ser persona, con lo que más te identificas a tí mismo/a?


 LAS PERSONAS CON QUIENES MÁS COMPARTES TU VIDA COTIDIANA ¿TE AYUDAN A SER TÚ MISMO/A? ¿O ES JUSTO LO CONTRARIO? ¿PUEDES DESENVOLVERTE EN TU RELACIÓN HACIA ELLAS DE ACUERDO A COMO TÚ REALMENTE ERES INTERIORMENTE? ¿PUEDES TRANSMITIRLES TODO LO QUE DE TÍ SALE HACIA ELLAS Y QUE TIENE QUE VER CON EL AMOR, LA LUZ, EL BIEN?

¿O TE ENCUENTRAS, EN REALIDAD, EN UNA ESPECIE DE "DESIERTO AFECTIVO?

Las relaciones humanas están basadas en la libertad, en la reciprocidad, en la simplicidad, en la facilidad. Todo lo que es complicado, complejo, de peticiones al otro/a de manera repetitiva y continuada, supone que hay algún tipo de impedimento o fallo que impide que la relación "afectiva/anímica/espiritual/personal" o como le quieras llamar (pero que, no lo dudes, afecta a tu parte interior/esencial/espiritual/ a tu alma/a tu ser intrínseco/ a tu ser "quien tú eres y no otra persona") vaya funcionando de manera que te haga ser, cada día, más quien tú realmente eres, y no, justamente, al revés, impidiéndote desenvolverte tal cual tú eres.

Y SI TE VA IMPIDIENDO, EN POCO O EN GRAN PARTE, SER QUIEN TÚ REALMENTE ERES, EN EL DÍA A DÍA, EN TU VIDA COTIDIANA, ES PORQUE ESA OTRA PERSONA CON QUIEN TE RELACIONAS (DA IGUAL SI ES EN EL ÁMBITO DE RELACIÓN DE UNA PAREJA, SI ES UNA RELACIÓN PATERNO-FILIAL, SI ES UNA RELACIÓN FRATERNAL, ETC.) TIENE UNAS CARACTERÍSTICAS MUY DIFERENTES A TU PERSONA: NO ES NI MEJOR NI PEOR, SINO QUE ES MUY DIFERENTE (SIN QUE ENTREMOS AQUÍ A EVALUAR POSIBLES RAZONES POR LAS QUE ES DIFERENTE).

Y SI ES DIFERENTE A TÍ, SUS "LÓGICAS Y RAZONAMIENTOS MENTALES" O SUS HÁBITOS CONDUCTUALES, SON MUY DIFERENTES A LOS TUYOS.

La consecuencia directa de dicha diferencia es que habrá una cotidianidad en esa relación que no será satisfactoria, en el fondo, para ninguna de ambas personas. Por mucho que nos empeñemos en intentar, una y otra vez, que sea lo contrario. Porque hay una diferencia de raíz, esencial, en ambas personas: ALGUNA DE ELLAS NO TIENE LA ACTITUD BÁSICA ESENCIAL DE AMOR HACIA LA OTRA, O BIEN, NO LA TIENE EN EL MISMO GRADO DE INTENSIDAD O CAPACIDAD QUE TIENE LA OTRA.

Por éso les cuenta tanto vivir momentos recíprocos de satisfacción interior emocional, de intimidad espiritual compartida...de Vivir momentos ajenos al tiempo y al lugar, al cuánto, al cómo, al dónde...

La lucha, por tanto, ya no es únicamente por la supervivencia física y material, sino también por la supervivencia de tipo espiritual, íntima, personal.